¿Estar o hacer el duelo?

"El trabajo de duelo hecho con cuidado es el garante del no-olvido" Christophe fauré.

Para hablar de duelo se usan dos verbos: Estar y Hacer. Simplemente el "estar" no nos garantiza superar el sufrimiento y abrirnos nuevamente a una vida de bien-estar. El tiempo por si solo no cura las heridas, es necesario realizar el trabajo, "Hacer" el duelo. 

 

Hacer el duelo implica que la persona se comprometa activamente en un trabajo personal. Hacer el trabajo del duelo permite enfrentar la realidad y vincularse con nuevas esperanzas y proyectos, rehacer la vida y aprender a vivir de una manera diferente. En el trabajo de duelo nos hundimos en el dolor, "bajamos la cuesta", luego" la remontamos" etapa por etapa, para finalmente alcanzar la serenidad y abrirnos nuevamente a la vida.

En el transcurso del proceso que es el duelo se ingresa en un túnel de emociones, sentimientos, pensamientos, reacciones y acciones que parecieran no tener fin, y la tarea es transitar ese túnel de inestabilidades, dolor, sufrimiento y poder salir, para reencontrarnos con nuestra propia vida, capaces de asumirla, aceptarla y vivirla. Nuestra vida que cambio para siempre y que se alza con la presencia interiorizada de nuestro ser amado, sabiendo que no se olvida, que siempre estará en nuestro corazón, y que la trascendencia del Amor es la mas bella experiencia de sanación ...

 

Bibliografia:

Ancelin Schutzenberger, Anne y Evelyne Bissone Jeufroy. Salir del Duelo. Ed. Taurus. 2007